Totalmente de acuerdo en una era donde todo es desechable. En épocas de mis abuelos, un pacto era irrompible, la palabra era ley, y las relaciones matrimoniales no se desechaban sino que se buscaban soluciones para continuar adelante! Si algo se quebraba no se botaba a la basura, no claro que no! Se levantaban las piezas se limpiaban, se arreglaban y se volvían a unir. Yo voy por una era así como la de mis abuelos, una era real, donde pactos se cumplían, se juraba amor eterno y se llegaba hasta el final, juntos unidos, donde no se abandonaban sino que se perdonaban… esa es la era, la época que nos hace falta hacer volver hoy en día, donde el espos@, los hijos, la familia, la lealtad, la palabra, y Dios tenían un lugar importante en el hogar y en la sociedad.

No SUELTES

No DEJES

No ABANDONES

No HUMILLES

No MENOSPRECIES

No HUMILLES

No TRAICIONES

No MALTRATES

No seas INFIEL

Al contrario CUIDA tu CÓNYUGE, TUS HIJOS, LA FAMILIA Y LAS POSESIONES que DIOS TE dio. Tu eres MAYORDOM@ ( administrador o encargado) de lo que DIOS ha puesto a tu cuidado y cargo.

Ya es tiempo de que nos demos cuenta el daño que hacemos a seres inocentes, a una generación, a la sociedad y a la humanidad.

El amor es una decisión no un sentimiento.

Las generaciones pasadas decidieron decir no al divorcio, cumplieron pactos y promesas, dieron su palabra y la cumplieron! Fallaban? claro que sí! Pero no se derrotaban fácilmente ni desechaban las personas como si estas fueran objetos.

Los valores morales iban hasta el compromiso y deber, eran valores para siempre.

La decisión es tuya, es mía, es individual… decides amar como CRISTO amó a la IGLESIA y se entregó y dio su vida por ella… eso es amar!

RRV

Foto crédito de alguien más ( unknown).

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: